Reporte 8: CB – Skardu

Llegamos a Skardu! Después de 5 intensos días de trekking y jeepeo estamos de vuelta en la ciudad que junta a todas las expediciones al Baltoro! Muy contentos de estos meses de expedición que hemos aprovechado al máximo y que ya van llegando a término.

 

Después de bajar de la cumbre y descansar un día, nos tocó preparar todo para levantar el campamento y comenzar la vuelta, tarea no menor considerando que el CB de los Gasherbrum fue nuestra casa y centro de operaciones durante casi un mes…. Con todo el equipo embalado y asignado a sus porteadores, estábamos listos para comenzar el regreso través del Glaciar del Baltoro usando la misma ruta que nos trajo a este espectacular lugar. Eso si, ahora lo haríamos sólo en 4 días aprovechando que estábamos de bajada. La buena noticia es que estaríamos acompañados de las expediciones al K2 y Broad Peak que también estaban en plan de regreso, tremenda oportunidad para volver a juntarse y hacer más relajada la vuelta conversando sobre las distintas experiencias vividas en el último tiempo.

 

Si bien nuestros cuerpos se alegraron de bajar de los cincomil, las jornadas de caminata estuvieron bien duras. Cada día avanzamos entre 20 a 30 kilómetros a través de paisajes que si bien ya habíamos visto a la ida, no dejan de sorprender e impactar. Concordia nos regaló un día en el que el imponente K2 se dejó ver entre las nubes que rodeaban su cumbre. Más abajo y siguiendo el curso del glaciar, el verde de las laderas de los cerros empezó a aparecer contrastando con el blanco que se iba extinguiendo de a poco, hasta que al tercer día de marcha dejábamos atrás el famoso Glaciar del Baltoro, abandonando el hielo sobre el que estuvimos por más de 30 días.

 

El calor se empieza a notar, no solo en la temperatura ambiente sino también en el caudal que traen los ríos. Una mula sufrió las consecuencias de las crecidas, y si no es por los arrojados porteadores, a esta altura estaría nadando en el río Indo…Menos mal pudieron afirmarla y controlar la situación sin que el animal o el equipo que llevaba pasara a pérdida.

 

A mediados del cuarto día y después de más de 100 kilómetros llegamos a Askole, pequeña aldea que marca la entrada a este valle y el término de nuestra caminata. Una cascada a la orilla del camino fue el remate perfecto, a lo que se sumo una coca cola gloriosa que nos vendió un niño del pueblo. Imposible estar mejor!. Después de descansar un rato en este lugar y de juntarnos con el resto, partió la segunda etapa del día: volver a juntar el equipo, asegurarse de subirlo a uno de los jeep y partir rumbo a Skardu. Ya se hacía tarde y las crecidas de los ríos dijeron otra cosa, por lo que hicimos una parada intermedia para comer, dormir al aire libre y retomar camino a la mañana siguiente. Así, a las 4 am ya estábamos en pie y después de unas buenas horas de jeepeo en un fiel FJ llegamos finalmente a la ciudad que marca nuestra vuelta a la civilización.

 

Un viaje de vuelta duro en lo físico por el cansancio acumulado, pero entretenido, bien acompañado y bien conversado, repasando lo que fue esta expedición y soñando también con las que vendrán!

 

En el poco rato que hemos alcanzado a estar conectados acá hemos notado el tremendo apoyo y preocupación por la expedición durante todo este tiempo. Muchas gracias por todos sus mensajes y saludos!! De a poco vamos a ir contándoles más de esta aventura con más fotos y videos. Ya va quedando menos para llegar a Chile!

 

Un abrazo grande desde Skardu

Tomás, Rafael y Martín

 

Equipo G2 Chile 2015

 

Posted in Expedición.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *